Otras noticias

‘Wakanda Forever’: cómo sobrevivir sin T’Challa

El regreso de Black Panther se plantea como un gran homenaje al fallecido Chadwick Boseman. Su hermana Shuri lidera al reino frente a las nuevas amenazas

Vuelve ‘Avatar’, el 3D que nos hizo soñar

Durante una semana el taquillazo de James Cameron regresa a Van Dyck Tormes. A partir del viernes 30 de septiembre

Emmerich destruye la Tierra (otra vez) en ‘Moonfall’

Patrick Wilson y Halle Berry son dos astronautas con una misión: impedir que la Luna se estrelle contra nuestro planeta. Del director de ‘Independence Day

Spider-Man: la espera ha merecido la pena

En la tercera entrega de la saga con Tom Holland, una alteración en el espacio-tiempo provoca el regreso de villanos como el Duende Verde o el Dr. Octopus.

La víctima y el etarra se reconcilian en ‘Maixabel’, de Icíar Bollaín

Una década después de perder a su marido, la viuda (Blanca Portillo) se sienta en la mesa con el asesino (Luis Tosar), arrepentido de todas sus atrocidades

Sabina visto por Aranoa

archivado en: Estrenos, Promoción
Durante quince años, el director de El buen patrón siguió de cerca al cantante. El resultado es Sintiéndolo mucho, un documental imprescindible

Joaquín Sabina (1949) dio permiso a Fernando León de Aranoa para que le siguiera y grabara sin filtro. Durante quince años. Sus borracheras, sus cenas con amigos, sus caras largas, sus nervios en el camerino previos a salir a la palestra. El director de El buen patrón, Barrio y Los lunes al sol firma el documental más íntimo y profundo sobre el legendario cantautor: Sintiéndolo mucho. “Nunca me sentí acosado por la cámara”, ha explicado a la prensa. “Al revés: era como un amigo acompañándome”.



Ya recuperado de la salud tras su aparatosa caída del escenario del Wizink Center, el flaco de Úbeda ultima su nuevo disco. Otra vez con Leiva -socio y productor habitual en los últimos álbumes-, con quien firma la canción original que da título al filme y que, en sus palabras, le ha “salvado la vida”. También está a punto de arrancar la que quizá sea su última gira (Contra todo pronóstico), con todas las entradas agotadas. Sintiéndolo mucho es un retrato cercano del hombre detrás del músico; no una hagiografía de su cara amable. Lo vemos enfadarse, decepcionarse, frustrarse. Sabina se explaya, habla sin escrúpulos de la vejez, del amor, de la sequía creativa. De su relación con las drogas, que llegó a su cima en 19 días y 500 noches, obra maestra concebida enteramente de madrugada, bajo el influjo de la cocaína y el alcohol. Poco tiempo después de entregarlo, un ictus casi acaba con su vida. Pero aquí sigue, septuagenario, autocrítico y, ante todo, sincero.




Comparte en redes sociales