Otras noticias

Cuatro días a 3,50€ en la Fiesta del Cine

Del lunes 3 al jueves 6 de octubre, todas las entradas a precio reducido para cualquier película

Emmerich destruye la Tierra (otra vez) en ‘Moonfall’

Patrick Wilson y Halle Berry son dos astronautas con una misión: impedir que la Luna se estrelle contra nuestro planeta. Del director de ‘Independence Day

Spider-Man: la espera ha merecido la pena

En la tercera entrega de la saga con Tom Holland, una alteración en el espacio-tiempo provoca el regreso de villanos como el Duende Verde o el Dr. Octopus.

La víctima y el etarra se reconcilian en ‘Maixabel’, de Icíar Bollaín

Una década después de perder a su marido, la viuda (Blanca Portillo) se sienta en la mesa con el asesino (Luis Tosar), arrepentido de todas sus atrocidades

Vuelve ‘Avatar’, el 3D que nos hizo soñar

Durante una semana el taquillazo de James Cameron regresa a Van Dyck Tormes. A partir del viernes 30 de septiembre

El próximo mes de diciembre, el público de todo el planeta se asombrará con Avatar: El sentido del agua, secuela dirigida por el propio James Cameron. Como aperitivo, Disney rescata la primera película, de 2009, la más taquillera de todos los tiempos y una de las más revolucionarias, con su tecnología 3D que aún hoy no se ha superado. Desde el 30 de septiembre y durante un tiempo limitado, Avatar volverá a nuestras salas del Centro Comercial El Tormes.



La ambición artística del creador de Titanic nos ha acostumbrado a que cada uno de sus proyectos sea un “más difícil todavía”. Después de Abyss, las dos entregas de Terminator o Aliens (para muchos, superior a la original de Ridley Scott), en 1997 el visionario canadiense (1954) se embarcó en el drama sobre el transatlántico más famoso del siglo XX. El rodaje fue el más caro de la historia, pero mereció la pena: obtuvo 11 Oscar, se convirtió en un clásico inmediato y, por supuesto, reventó las taquillas. El listón estaba tan alto que Cameron dedicó una década a su siguiente proyecto: Avatar. Una aventura épica en un planeta llamado Pandora, rico en recursos y poblado por unas criaturas azuladas. En realidad, el argumento era casi lo de menos: lo importante era la experiencia inmersiva. Sus imágenes en 3D abrieron caminos, hicieron avanzar el cine hacia una nueva dirección. Ahora, doce años más tarde, sigue asombrando como el primer día. Y merece volver a verse en la pantalla grande, antes de la llegada del siguiente episodio.


Comparte en redes sociales